ÁREA PRIVADA

  • Diana (peregrina en la escuela de la fe y del ayuno)

             
     
            Mi primer viaje a Medjugorje fue en el mes de abril de 2015 y fue una de las experiencias más grandes que he vivido. Medjugorje es la tierra de la Virgen y, por lo tanto, dejó huella en mi corazón. Ha sido para mí una escuela de fe donde aprendí a crecer y a madurar espiritualmente. Es impresionante cómo la madre del cielo nos lleva a Jesús. Es increíble saber que es la Virgen María quien te invita, pero cuando llegas a este pedazo de cielo, es el mismo Jesús quien se muestra. ELLA es la que inquieta tu corazón y, cuando le dices que sí, Ella se aparta para que veas el rostro del Hijo de Dios. Medjugorje es el cielo en la tierra, no sé qué pasa en este lugar, pero la presencia de la Virgen está ahí. Ella, como maestra de fe, nos enseña, día tras día, las cinco piedras preciosas que nos ayudan a combatir con nuestro Goliat: Eucaristía, rezo del Santo Rosario con el corazón, confesión, lectura de la palabra de Dios y el ayuno. 
     
              Poco después de este viaje, en el mes de mayo, mi madre se encontraba muy enferma en Colombia. Tenía una infección en el colon y cálculos en la vesícula. Estaba hospitalizada y ya estaban haciéndole las pruebas pre-operatorias para realizar la cirugía. Yo me encontraba en España haciendo un master y estaba muy preocupada. No podía estar con ella porque tenía las clases del master y la verdad tampoco tenía dinero para pagar los billetes a Colombia.
     
              Después del viaje de Medjugorje quedó grabada en mi corazón la palabra AYUNO, una de las 5 piedras preciosas que la Virgen nos enseña, sin embargo, era la que más esfuerzo me costaba. Así que al empezar el mes de mayo, mes de María, le dije a la Virgen que iba a empezar a hacer el ayuno de pan y agua, como ella recomienda, durante todo el mes (miércoles y viernes). Iba a suponer un gran esfuerzo y por lo tanto, necesitaba de su ayuda y de su fortaleza. Lo ofrecí por la sanación de mi mamá, para que con sus rayos de luz, extirpara todo cálculo en la vesícula y me concediera la gracia de que no operaran a mi mamá, si así era la voluntad de DIOS (la cirugía estaba programada para el 15 de Junio). Pero, si tenía que ser operada, que me diera la gracia de viajar a Colombia y así poder cuidarla y acompañarla durante su post-operatorio. 
     
               Antes de empezar a hacer el ayuno es importante pedir ayuda a la Virgen, hablarle a ella como si fuera tu mejor amiga y decirle que te asista para que, en los momentos de tentación, no desfallezcas. Al terminar el mes, el 31 de mayo, mi mamá me llamó porque había sentido un fuerte dolor de estómago ¡Había expulsado todos los cálculos de la vesícula! Tanto es así, que no hubo necesidad de cirugía. Se recuperó de una forma impresionante. He aquí la importancia del ayuno. A partir de este milagro, me enamoré del ayuno y entendí lo que nuestra madre del cielo dice: "el ayuno y la oración son instrumentos fuertes para batallar ante cualquier situación y dificultad"
     
    Gracias Madre del Cielo por enseñarnos tu FE y mostrar a tu HIJO.
     
              Diana
     

NIKOLA & IRENE

Para cualquier pregunta, no dudes en escribirnos o llamarnos:

  •  (+34) 636 278 422 - Opción de Whatsapp
  •  info@redgospa.es
  •   RedGospa

Redes Sociales

Puedes seguirnos más de cerca clickeando en los siguientes iconos:

Boletín informativo

Si quieres recibir el boletín mensual de Red Gospa, inscríbete!!

 Acepto el aviso legal y la política de privacidad