ÁREA PRIVADA

  • Borja Mec (Periodista y Escritor)

    Empecé a enterarme de cosas de Medjugorje cuando dos periodistas amigos míos se fueron a Bosnia a hacer un reportaje. Las cosas que contaron a su vuelta, sin ser espectaculares, eran maravillosas. Además, su actitud frente a la vida después de aquel viaje era el mejor testimonio de que allí se estaba cociendo algo importante. Con el tiempo, me fui haciendo un 'friki' de Medju. Me sabía historias, anécdotas, personajes, mensajes...
    En un momento dado, alguien llegó a preguntarme: 
    – Pero tú, ¿cuantas veces has ido a Medjugorje?
    – ¿Yo? Ninguna...
    – Entonces, ¿por qué hablas tanto de aquel lugar si no has estado?
    – Tampoco estuve en Belén y hablo del Niño Jesús...

    El caso es que se acercaba nuestro décimo aniversario de matrimonio. Mientras dábamos la vuelta al mundo soñando con viajes imposibles y maravillosos, María, mi mujer, me miró con sabiduría y dijo: "¿Y si, por fin, nos vamos a Medjugorje?".
    La propuesta nos llenó el corazón de paz y alegría. ¡Claro! ¡Ir a Medju a visitar, por fin, a la Madre!
    Sólo faltaba aclarar fechas.
    En esos días, estaba leyéndome un libro de testimonios sobre Medjugorje que se llama "Estamos de vuelta". Una de las historias era sobre una joven canaria, lista, guapa y audaz. Me cautivó su camino hasta el que fue el día de su boda con un chaval serbio de gran corazón. Me pareció la historia de amor más grande jamás contada. (Espero que haya 'peli' pronto y así poder decir..."Pues me gustó más el libro...").
    Terminé de leer, fui directo al ordenador y entré en un blog un poco destartalado –muy lejos de esta preciosa web– en el que Nikola e Irene ofrecían acompañamiento para ir a Medju. Reservé los billetes, mandé un email y empezamos a soñar con el viaje.

    Yo iba con algo de respeto. Como sabía casi todo de Medju tenía miedo de que me 'decepcionase'. Unos días antes, un amigo al que le expresé mi preocupación, me tranquilizó diciéndome: "Tranquilo, Borja, en Medjugorje Dios te arrolla".
    La peregrinación fue difícil de describir. Me sentí en una familia. Descubrí una regalo –una interpelación directa de Dios– en cada una de las 17 personas con las que compartí viaje. 
    Vi errores en mi vida gracias a las virtudes de mis desconocidos nuevos amigos.    
    Además, subí montes, estuve en una supuesta aparición, recé rosarios, fui a Misa, estuve en la Adoración...Desde el primer día esperaba que me pasase algo en el corazón. Como un vuelco que me indicase que me había convertido, por fin, en un buen cristiano y dejaba atrás mi tibieza de católico de salón.
    Pero no ocurrió. Nada. Nothing. Niente. Ništa. Nada espectacular. Ni un subidón. Ni un bajón. Ni una lágrima especial...Sin embargo... yo era distinto.

    No lo puedo explicar. Sólo distinto.

    Mi corazón era diferente. Supongo que así se siente alguien cuando su Madre lo arrulla. No se puede explicar lo que a uno le pasa. No es espectacular. No es de fuegos artificiales. Era yo en el regazo de mi Madre, contándole mis cosas, mis preocupaciones, mis dolores, mis alegrías... ¿mis alegrías? ¡Claro! Dar gracias...ahí estaba la clave.
    Acepté tratar de empezar a considerar la posibilidad de ser mejor... Era ese pequeño pasito titubeante, mínimo, torpe, inseguro...pero convencido de querer ser un servidor de Dios.
    Y entonces empezaron a pasar cosas. Cosas de las que yo no me daba cuenta y que sólo con el paso del tiempo he empezado a valorar. 
    Eran regalos en forma de personas, de retiros, de fortaleza, de esperanza, de humildad...todo salpimentado con mis mismos fallos, pecados, errores y defectos.
    Medjugorje fue un paso crucial en un camino de regalos de Dios.
    Así que.. .gracias especiales a RedGospa por haberme ayudado a que las cosas pasasen.

    PD: Un año después volvimos a viajar con nuestras hijas para presentárselas a la Virgen. ¡Se puso tan contenta...!
     

    Borja Mec, Periodista y escritor (Madrid).


NIKOLA & IRENE

Para cualquier pregunta, no dudes en escribirnos o llamarnos:

  •  (+34) 636 278 422 - Opción de Whatsapp
  •  info@redgospa.es
  •   RedGospa

Redes Sociales

Puedes seguirnos más de cerca clickeando en los siguientes iconos:

Boletín informativo

Si quieres recibir el boletín mensual de Red Gospa, inscríbete!!

 Acepto el aviso legal y la política de privacidad